Cosas del barrio

Si buscás historietas, acá no hay.

sábado, 22 de octubre de 2011

Pequeña Bolivia: Picante y cumbia aquicito

En sólo cuatro manzanas emplazadas en el extremo oeste de la Ciudad se levanta, con poco marketing, el barrio boliviano de Liniers, un lugar donde se reconstruye el paisaje potosino con sus sabores picantes, cumbia a todo trapo y  al nivel del mar.

“Giros a La Paz”, “Pasajes a Cochabamba”, “Bus al Barrio Charrúa”, “Se busca ayudanta de cocina”. Los carteles se dirimen entre las posibilidades de volver a la pachamama y las herramientas para subsistir lejos de ella.

En unas pocas cuadras conviven una decena de locales que abren a la calle en forma de verdulería, aunque venden de todo; al menos una quincena de restaurantes; dos galerías de ropa y calzado; unos cuantos pares de peluquerías; otra decena de casas de cotillón y, siempre que haya algún rincón que lo permita, incontable cantidad de vendedores de música y videos con espíritu de Carnaval.

Durante los primeros dos fines de semana de octubre, la comunidad boliviana en Argentina celebra en el Barrio Charrúa, del Bajo Flores, la festividad de la Virgen de Copacabana.




Shopping en Pequeña Bolivia
Si bien a simple vista casi todos los locales venden los mismos productos, varios locales con puerta sobre José León Suárez ofrecen ingredientes únicos, muy cotizados por los chef que buscan sabores extravagantes, como el del guacatay.

La cercanía y similitud geográfica permite que el pequeño paseo de compras boliviano sirva también a la comida peruana. Entre las vendedoras vestidas de chola se pueden reconocer los ajíes amarillos y el queso fresco de cabra con el cual se realiza la salsa huancaína, o bien maíces de todo tipo y color para beber chicha.

La oferta de verduras también es atípica para la Ciudad. Los cajones exhiben mandioca, plátanos verdes, paltas, maracuyá, lima y todo tipo de papas, incluso chuño, una especie que puede guardarse por años.

“Bueno y barato”, coinciden Isabel y Norma, quienes tomaron dos colectivos para buscar verdura que cumpliera con las dos premisas.

Entre los colores vivos de la verdura sobresalen los celestes y rosas de los altísimos pasteles de Gustavo, un orgulloso repostero de la escuela de Ariel Rodríguez Palacios.

En el marco de interculturalidad en el que Gustavo nos recibe, sus tortas no quedan al margen y por eso se realizan por encargo en el local Lencería-Cotillón, de José León Suárez 169 (interior).

La contracara
Claro que no todo es festejo para los inmigrantes, quienes deben cargar con la responsabilidad de todos los males del barrio, una idea que fue difundida por América Noticias y, en consecuencia, repudiada por el Observatorio de la Discriminación en Radio y Televisión, debido a la estigmatización y discriminación que el mensaje conllevaba.

La comunidad boliviana en Argentina, a pesar de ser la más antigua y grande del país, es también una de las más explotadas en los talleres textiles ilegales según denuncias de la organización La Alameda, especialista en esa temática.

¿Cómo llegar?
Avenida Rivadavia, hasta el fondo. A apenas 100 metros de la estación Liniers del Ferrocarril Gral. Sarmiento.

View Pequeña Bolivia - Liniers in a larger map


Historia de vida
Return to Bolivia es un documental sobre una familia de inmigrantes que atiende una verdulería en la Ciudad de Buenos Aires que vuelve a su país luego de ocho años de ausencia con el propósito de conseguir empleados para su negocio.

Te dejamos el trailer y te invitamos a pasar por el blog desde donde se puede descargar la peli completa.

Return to Bolivia - trailer
Mariano | Myspace Video

1 comentarios:

Un barrio muy pintoresco y lleno de color. Ideal para hacer compras si te gusta experimentar en la cocina y no gastar mucha plata!!! Eso si, vayan temprano!!

Publicar un comentario en la entrada

El que come y no convida...

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More